ASF – Relatos del concurso «Hoy no perderé»

El adiós en la distancia

Hoy, la tristeza me acompaña en el silencio de mi habitación e impide que las emociones fluyan con normalidad. Mis pensamientos giran y giran, a veces pienso que no vivimos una realidad, sino una pesadilla de la que quiero despertar.

En este tiempo de confinamiento, donde lo más positivo es la solidaridad que crece entre las personas, con centenares de fallecidos a diario, y entre ellos mi madre, a los que ni siquiera sus familiares han podido despedir. Ella, la persona que me dio la vida y su amor incondicional, ella, con tantos sacrificios vividos, para sacarnos adelante, sé que son las circunstancias, pero me parece tan inhumano, no haber podido abrazarla y decirle te quiero antes de partir. Salgo a la terraza y miro al firmamento entre lagrimas, los recuerdos van y vienen, pienso en ella una y otra vez, y en los buenos momentos que vivimos juntas e intento sobreponerme, pero son situaciones difíciles de superar. Así que solo queda intentar llevar este drama, lo mejor posible, y esperar a que poco a poco volvamos a la normalidad.

Por suerte al caer la noche, llega la videollamada de mis niños y la sonrisa angelical de mis nietos, eso me ilumina el alma y me llena de esperanza, comienzo a ver el vaso medio lleno, y quiero pensar, que la experiencia de lo vivido nos va a cambiar a mejor, y que toda esa solidaridad persistirá, nos ayudará a continuar y nos llevará a una sociedad mucho más justa, en la cual valoraremos más lo que tenemos, y el cariño de los nuestros, porque el amor lo engloba todo y es lo que nos ayuda a encontrarle sentido a la vida.

Valoraremos los días de sol y de lluvia, y uniremos nuestros esfuerzos para que el pulmón de nuestro planeta tierra, respiré más y mejor.

Teresa Rodríguez

#HoyNoPerderé

ERES TÚ

Había una vez un niño que nació diferente.. creció diferente.. y lo que es más importante..se sentía diferente. Percibía como el resto del mundo se empeñaba en querer nacer igual..crecer igual..y lo que es más importante ..sentirse igual.

En un pequeño rincón de su alegre habitación , se preguntaba constantemente si era más gratificante corre o caminar con sus piernas o volar a gran
velocidad con su mente y su imaginación….¿Por qué nos empeñamos una y otra vez en ser iguales si el Gran Premio está en la diferencia?

Luchamos por llegar los primeros a la meta. pero ¿cuál es la meta. el cartel que dice meta” o la satisfacción del esfuerzo realizado aunque te quedes a mitad del camino?

Cuerpo de aspecto frágil, mirada sincera y llena de vida, palidez en su rostro, fuerza en sus palabras y sensación de paz que irradia de todo su ser y que transmite con cada pequeño movimiento.

Tu eres ese niño, ese joven, ese adulto..tuyas son esas metas a mitad camino, esa capacidad para dar sin manos y caminar sin piernas..ese eres tú y sólo tú.

Conchi Botella

#HoyNoPerderé

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *